Sin saberlo, estaba ciego
Era un caso severo de ceguera auto-infringida
Sin vendas en los ojos
Sin manos que obstruyeran mi visión
Nada más que un deseo genuino de omitir y olvidar.

Opté por danzar a mi propio ritmo
Moviendome campante en medio del dolor
Como delirando con una realidad alterna
Acariciando el caos como si se tratase de una criatura indefensa.

La vida me despertó abruptamente
Me forzó a abandonar mi refugio mental
Vi mi mundo en ruinas por primera vez
Y aquí, estático bajo los escombros, deseo haber abierto mis ojos
Hoy lamento no haber visto… cuando aún era libre.

Modelo: Marvin Pleitez